Tipo de iluminación led

El tipo de iluminación juega un papel que influye en la decoración de un espacio. La luz puede perjudicar a la sensación que se siente de un ámbito, entre otras cosas, no es la misma luz la que buscamos en una cocina, que en el salón o en el dormitorio.

En cada región desempeñamos una actividad y entonces requerimos tipos de iluminación diferentes que ayuden a hacer el ámbito que buscamos.

Un tipo de iluminación para cada lugar es viable gracias a que la luz puede cambiar de color y de esta forma creamos ambientes más cálidos, o más fríos o sencillamente, naturales.

¿Qué supone que una luz es cálida o fría?

Con estos términos nos encontramos citando a la temperatura de color de la luz. De manera resumida, tenemos la posibilidad de decir que es la sensación que siente el ojo humano frente una luz, siendo cálida si se destaca el color ámbar o fría si se destaca el azul.

Esta propiedad destina la calidez o frialdad de una fuente de luz blanca. Un caso de muestra que nos permitirá comprender este criterio es ver cómo tiene una reacción el color de un metal según se va calentando. Cuando empieza a calentarse se regresa rojo, después naranja, amarillo, después blanco, azul y también negro.

Tipo de iluminación natural

La temperatura de este metal, y por consiguiente la temperatura de color, se mide en Kelvin, y es a esta medición a la que debemos prestar atención cuando si buscamos una luz cierta para un espacio. Cuando compremos material eléctrico, vamos a tener presente que los tonos cálidos son los que menos Kelvin tienen y los tonos fríos los que más.

La iluminación LED es ideal para la decoración led para interior puesto que una de sus virtudes es que no se exita, por lo cual tenemos la posibilidad de colocarla donde creamos favorable y no dañará la base sobre la que se sostiene. Además, otra de sus propiedades es que es regulable y puede cambiar de color, esta oportunidad nos da la construcción de ambientes dinámicos.

Luz LED cálida o fría, ¿qué iluminación elegir?

La iluminación LED es muy versátil en el momento de adornar un ámbito, ya sean tiras de LED o bombillas LED

Luz cálida LED

Se coloca cerca de los 2800 Kelvin (2800K). La iluminación cálida emite un color que se asemeja a una luz incandescente o halógena clásico, tiene una tonalidad que recuerda al color del ámbar.

Luz fría LED

La habitual luz fría muestra unos 6.500K. Contribuye luminosidad, se inclina hacia los tonos de azul, como la luz que se comunmente poseemos en la cocina.

Luz neutra LED

Cerca de unos 4.5oo K, el tono de luz se asemeja al de la luz natural. Hay zonas en las que no requerimos luz cálida o fría, sencillamente luz natural. Entonces elegimos por una iluminación neutra y blanca que no altera la percepción de los colores.

Es una satisfacción espectacular para zonas como, entre otras cosas, el tocador donde maquillarse, una salón de pintura o el vestidor donde guardamos nuestra ropa.

¿Qué tipo de iluminación LED elegir para adornar mi casa?

Recurriremos a un tipo de iluminación cálida en sitios en los que buscamos una iluminación despacio. El salón (puede averiguar nuestra guía de iluminación para salones aquí) salón de estar, comedor, dormitorio o algún otro espacio en el que se quiere una iluminación más tenue y acogedora. La luz LED cálida es más relajante para los ojos.

Luz led para la cocina

En la cocina lo verdaderamente recurrente es usar luz fría. Si la iluminación general es cálida, añadiremos una luz fría sobre la región de trabajo puesto que al cortar y cocinar es requisito ver con claridad en lo que se está haciendo un trabajo.

No obstante, en la decoración nórdica que sirve como inspiración recientemente, se elige apostar por una iluminación más cálida. Es una manera de buscar la calidez dentro del lugar de vida en contraste con la temperatura, fundamentalmente fría, del invierno.

Decoración led

La decoración nórdica o escandinava se destaca por espacios diáfanos, claros, y despejados donde se destaca el blanco y los elementos naturales como la madera o el hormigón. Es por esto, que en la construcción de ambientes acogedores es la luz ámbar la que contribuye la calidez.

Por otro lado, la iluminación con blanco frío tiene un aspecto más moderno y se ajusta mejor a la cocina, encimeras de granito, azulejos y materiales semejantes.

En conclusión, la iluminación fría se ajusta mejor a espacios en los que se ejercen ocupaciones más prácticas y la luz cálida estimula el confort de las ubicaciones de estar. Además puede combinarse los dos tipos de iluminación, entre otras cosas una luz cálida en el salón de estar, pero con una luz fría auxiliar, entre otras cosas en un flexo, que ilumine la región de lectura.